21 de abril de 2009

La demografía de la aldea global

Entre los múltiples tópicos y enfoques que implican los veinte años útiles de la WWW, que no es sólo un asunto tecnológico sino más bien un tema social y cultural, mañana empieza en Madrid “The International World Wide Web 2009” (WWW2009). Esta conferencia reúne a un representativo grupo de investigadores, funcionarios, tecnólogos, políticos, empresarios, entre otros especialistas e interesados en el presente y futuro de la WWW. Sin duda todos –a través de las 105 ponencias, intervenciones y actividades asociadas al evento- buscarán aportar al debate muchos y novedosos temas entre los que será poco probable desatender el estado de la demografía de internet, esto es, del acceso real de las personas a este bien sociocultural que busca conectarlo.

Técnicamente, en esto no existe mucha objeción, Internet permite acceder de forma distribuida a la información y comunicación de forma global, no obstante, socialmente sigue siendo un mundo aparte y poco significativo para muchos sectores de la población, como se puede entrever en un reciente estudio sobre “Brecha Digital y Desarrollo”; este es un tipo de brecha digital. En contraste con esta realidad en el que existen zonas del mundo donde Internet es una quimera y donde incluso sus habitantes no tienen acceso al teléfono o la TV, coexisten en el mundo sorprendentes avances –pero algunas algunas brechas- en la población mundial conectada.

La otra brecha, en el propio mundo conectado, existen también una serie de diferencias. Al respecto, Facebook, que bien podría ser un país demográficamente hablando pues posee (a marzo de 2009) 200 millones de personas y crece a un ritmo de un millón de usuarios por día, tiene su propia realidad. En esta red social, en este país llamado Facebook, se pueden notar una serie de características a ser tomadas en cuenta: el grupo demográfico mayoritario, en EEUU, sigue siendo los jóvenes de 18 a 25 años con el 35%, la banda entre 26-34 años que creció en un 100% representa un 24%, la de 35-44 años que se triplicó representa el 17%, mientras que el segmento de 45-50 años con un 8% rozó el 400% de crecimiento, pero el salto fue dado por los usuarios mayores de 55 años, ahora el 5%, con un incremento en el último semestre que ronda el 450%, pero sigue siendo inferior a sus “nietos” más jóvenes, el grupo de 11 a 17 años con un 11%.

Como se ve, existen diferentes brechas digitales: la global entre países y las brechas abiertas en la propia sociedad conectada. El sistema global de comunicación, la WWW, si tiene límites a nivel social, y aunque es destacable identificar que en ochos años se han acortado las distancias entre infopobres e inforicos (ver imagen debajo) también quedan una serie de tareas pendientes para integrar –la inclusión social efectiva- a diversos colectivos, una tarea que implica –entre muchos aspectos relacionados- el desarrollo de la competencia digital… ojalá una tarea que pueda encararse mejor desde la educación formal.