20 de noviembre de 2009

Inclusión e investigación en torno al e-book

No es una novedad que las editoriales preparen una avalancha de estrategias para que el libro digital ingrese a la escuela, incluso existen ferias del libro digital, pero hay más. Ahora se proponen proyectos para que los libros digitales formen parte de las bibliotecas escolares.

Siempre detrás de la tarea de inclusión digital que se ha marcado la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, esta fundación a través del CITA lanza un proyecto más en su rosario de actividades, la verdad es que son muchas y buenas. Esta vez se trata del proyecto ‘Territorio e-book’ que incorpora los libros electrónicos a los servicios bibliotecarios y educativos de la fundación.

La experiencia ha comenzado en la población salmantina de Peñaranda de Bracamonte, localidad de cerca de 6.800 habitantes, cuya biblioteca tiene más de 9.400 carnets de usuarios, muy pocos con e-books personales… ya saben, Si la montaña no va a Mahoma, éste va a la montaña.

No obstante, no se trata sólo de poner en la “estantería” los e-books. Además de los avances en materia bibliotecaria que implica esta inclusión, la tarea Fundación Germán Sánchez Ruipérez y el laboratorio Orion Medialab de la Universidad Pontificia de Salamanca es investigar sobre la experiencia de lectura en estos dispositivos electrónicos. Concretamente, se busca conocer cómo viven el proceso de lectura los usuarios y, así, anticipar algunos de los roles a los que bibliotecario y usuario, profesor y alumno tendrán que adaptarse en un futuro cercano.

Seguro que los libros digitales convivirán con los impresos, con “Territorio E-Book”, ya hacen en la biblioteca.