5 de febrero de 2010

Territorio eBook, territorios sin fin

Cada acción tecnológica es, en el fondo, una acción social, un proceso que implica y orienta cambios. No existe tecnología aséptica, neutra y libre de efectos de acción mediacional tanto a nivel personal como social: como señala Vigostky, la actividad depende del material con el que se opera.

Esta conciencia mediacional de la tecnología en la cognición, y por ello en la cultura, está detrás del cuestionamiento que un buen amigo mío, Joaquín Pinto, parece formular con un nuevo proyecto de inclusión –consciente- de la tecnología digital: ¿Qué añade los eBooks a la acción lectora y a la cultura del libro?

Se trata de ‘Territorio ebook’, proyecto del CITA que incorpora los libros electrónicos a los servicios bibliotecarios y educativos de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez. Pero no se trata sólo de poner eBooks en las “estanterías” o incorporarla en el aula, implica también investigar “cómo viven el proceso de lectura los usuarios y, así, anticipar algunos de los roles a los que bibliotecario y usuario, profesor y alumno tendrán que adaptarse en un futuro cercano”.

Este proyecto acaba de empezar, y arrancó el 03 de febrero con 40 socios de la biblioteca municipal de Pañaranda de Bracamonte mayores de 55 años (imagen) a los que se irán sumando otros tramos de edad a lo largo de los años 2010 y 2011. El CITA apunta en una nota que en total serán 160 personas las que participarán en esta investigación y acción lectora. No obstante, lo sofisticado no sólo es el soporte, pues también cuentan con la implicación activa de Luis García Jambrina, autor de “El manuscrito de piedra” que dinamizará el uso de ebook.

Por ello Joaquín en su discurso en el acto que marca el inicio de este proyecto, a modo reflexión como invitación, se explicaba así:

En Avatar, la película que está rompiendo record de taquilla, jinete y caballo se convierten en un único ser gracias a la conexión psíquica que entre ellos se establece. Entre el autor y el lector la conexión es la lectura nunca el libro. Por ello, invito a todos los participantes en la experiencia de leer usando por vez primera un ebook, a centrarse en el olor y en el sabor de la lectura no en lo que tenemos entre las manos.
La pregunra es, por tanto, dónde tendremos que poner folletos, libros, pintadas, edictos, carteles culturales, librerías y bibliotecas para conseguir que la lectura sea un elemento identificativo de nuestra sociedad lectora. ¿Cómo será el mapa de la lectura de Peñaranda de Bracamonte dentro de cinco años? Saber en qué medida estamos asistiendo a un fenómeno de cambio en la lectura escolar, y, qué supondrá esto para nuestros jóvenes es Territorio ebook y educación

Pues bien, se trata de experiencia de inclusión digital e investigación. Nos queda desear desde aquí, buena lectura y buena investigación.