3 de enero de 2011

¿Humanizando la tecnología o tecnologizando lo humano?

No se trata de una disyunción fuerte, donde hay que decidir sobre la verdad de p –humanizando la tecnología- o q –tecnologizando lo humano-, la pregunta es más bien una disyunción débil, donde se admite la posibilidad de que p y q sean verdaderas a la vez. Pero más allá de la lógica, quiero confesar que esta fue la pregunta que saltó en mi mente al ver este video que aquí debajo añado.



Poner rostro humano al robot del video puede ser un síntoma de humanización de la tecnología, como poner al profesor al lado del robot representar un síntoma de la tecnologización de la humano. Ambas ideas admisibles. Pero lejos de ser maniqueo, el contenido del video demuestra el proceso sociocultural que la actual tecnología imprime a la educación, y la educación a la tecnología.

Se trata de Engkey, un robot desarrollado por el Korea Institute of Science of Technology (KIST) para la enseñanza del inglés, cosa que justifica el rostro occidental de robot-profesor. El robot es parte del programa piloto aplicado a 21 escuelas primarias en la Daegu, Corea del Sur. Según la prensa, los 29 robots de alrededor de un metro de altura, son controlados de forma remota por los profesores de Inglés en Filipinas.

Además de resultar más barato contratar profesores filipinos –deslocalización laboral- y "materializarlos" como robot, en el proyecto se tiene la tiene la impresión de dos ventajas de este sistema, según RWWES: “La primera, la estimulación de los niños al tener ante sí algo que les resulta atractivo como es la tecnología punta. La segunda, que se reduce la barrera de la participación en clase que provoca el miedo a los educadores”. 

Estas bondades están por validarse, sin duda, pero sin ser excluyente... no se trata de la introducción de un robot, sino de un profesor remoto, ni se trata de la máquina sofisticada, sino la respuesta tecnológica a una necesidad.

7 comentarios:

sigrid dijo...

¿Dejar en mano de un robot la educación? Me asusta la idea. No creo que las personas necesitemos deshumanizarnos aún más...
Enhorabuena por el artículo.
Un saludo

Juan José dijo...

Interesante Cristóbal,

aunque como dice Sigrid, hay componentes propios de los "humanoides" que nunca estarán presentes en un robot tal y como lo presentas.

El componente psicológico de la modelización, el componente no verbal... son necesarios en las primeras etapas del desarrollo educativo. No hay que olvidar que el profesor es un referente. No cabe duda de que la propuesta es atractiva y necesaria para el crecimiento de la ciencia pero...¿es válida?

Aquí se abre un interesante debate.

Cristóbal Suárez Guerrero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cristóbal Suárez Guerrero dijo...

Hola SIgrid y Juan José

Comparto la idea de ambos, no se trata de dejar en manos de un robot o grupo de robots la educación.
La validez de esas fórmulas dependerá del contexto, estudiantes, objetivos, etc...
La idea del post es destacar que hay avances donde es necesario comentarios como los vuestros. Ni embelesarnos porque sea un robot, pero si ver todo esto como parte de la cultura y de nuestra atención pedagógica.
Cristóbal

Paola Dellepiane dijo...

Realmente muy interesante el post Cristóbal! Sin dudas abre más interrogantes que afirmaciones o certezas. Siendo este "robot" monitoreado en forma remota por un docente, creo que esta propuesta tecnológica es un gran desafio para el desarrollo de nuevas estrategias de enseñanza basadas en TIC, por parte de los profesores. De aquí dependerá el éxito o fracaso de esta herramienta.

Sara dijo...

Yo también creo que hemos deshuanizado suficientemente nuestro entorno. Sin embargo en mi Ciclos Formativos de grado medio de atención psicologica concluimos con que humanizar las maquinas les aporta una esencia única que permite intearctuar con ella de una manera más natural. Por supuesto la clave está en la forma de utilizar la tecnología

Cristóbal Suárez Guerrero dijo...

Saludos Paola y Sara gracias por participar y ocuparse de la educación con el pretexto de la tecnología.
Un saludo
Cristóbal