29 de abril de 2009

"Metodologías" Copy & Paste

¿Qué profesor no ha sospechado –y comprobado- alguna vez que los trabajos de sus estudiantes se habían realizado con ayuda del “profesor Google” usando como método el Copy & Paste? La situación preocupa, como lo revela el reporte de El País “Google, ¿me haces los deberes?”, tanto al sistema educativo, a los padres de familia y a muchos profesores que, superando el realismo mágico, llegan incluso a solicitar a sus estudiantes los trabajos a mano para estar seguros así de su “autoría” o, por lo menos, que se habían “esforzado” en copiarlo bien a mano. Bueno, no se trata de llegar a este tipo de soluciones poco provechosas que, visto lo visto, se olvidan que la cultura está distribuida y que nadie produce algo significativo si no es recuperando la información que existe –no existe otra forma según la teoría sociocultural y el enfoque del aprendizaje distribuido- y se olvidan también de usar fórmulas más felices para aprovechar otro recurso de la cultura, como es Internet, para trabajar en el aula.

Como otros recursos, de hecho, hay que usar Internet para desarrollar los trabajos o deberes, esto no implica problemas técnicos con Internet, más bien lo facilita, el asunto está en los problemas de orden pedagógico y ético. La copia no es un tema exclusivo de Internet o Google, sin embargo copiar y pegar como fórmula para explorar y convertir la información en conocimiento no es la fórmula más provechosa. Entonces, ¿cómo superar esta forma de aprender copiado y pegando mecánicamente de Internet?

Primero, hay que asumir que los trabajos no son metas en sí mismas, son medios para desarrollar alguna habilidad o conocimiento, de esto se olvidan muchos profesores; segundo, se puede añadir a la actual cultura del Copy & Paste la buena costumbre de la honestidad intelectual citando las fuentes, nos olvidamos que para construir algo relevante es común y necesario recurrir a otros; usar alternativas de búsqueda que integren recursos web seleccionados y una ruta de aprendizaje para aprovechar los recursos de Internet, este es el caso de las WebQuest, o mejor, afianzar el tema del uso de la información como parte de la competencia digital en profesores y estudiantes, esto es, asumir que tan igual que es necesario aprender seguridad vial para no ser atropellados o reciclar la basura para contaminar menos el planeta, aprender a “sacarle el jugo” a Internet de forma honesta y eficaz es una aprendizaje deseable, implica aprender a gestionar el conocimiento.
(Imagen: Escher, 1948)

8 comentarios:

Ramiro dijo...

Muchos alumnos aprenden de sus profesores, en especial de esos "Coordinadores TIC" ( coletilla que emplean como si fuera un título de Harvard) que presumen de blog y que en realidad emplean las
"Metodologías “Copy & Paste”", su trabajo en el blog se reduce a escribir el título, y a veces ni eso.
Te felicito por tu artículo, en especial por mantener un blog con contenidos elaborados por tí. Puedes estar seguro que en algún lugar de la blogosfera ya hay un "experto" haciendo “Copy & Paste”.

PAVEL ORTIZ-MEXICO dijo...

Como siempre interesante análisis de un fenómeno repetido en todo lugar donde alumnos y maestros tienen acceso a internet.

Hace poco revisando un compendio sobre un diplomado de educación para los medios, AREVALO (1998) en su artículo sobre imagen y pedagogía (Didácticade los medios de comunicación, SEP, México, 1998) maneja la idea de que en nuestras escuelas no se forma para los medios.

Formación que supone competencias en los individuos como el de ser crítico y reflexivo. De ahí se deriva que la televisión, por ejemplo, cautive a millones de mentes en su entorno, no así la radio cuyas posibilidades desde la producción tiene más libertad de expresión e incluso imaginación.

Cabría la pregunta pues ¿no será acaso que nuestras escuelas generan actividades que desde su gesta están dieñadas en un proceder falto de ética, sobre todo sentido e interes lo que conduce a el camino fácil?

Por otro lado el copy & paste quiza tenga una alternativa de escape cuando los maestros explicitan ante los alumnos a detalle cuál es el sentido de la tarea del día, ¿qué finalidad perseguiremos?, ¿cómo se evaluará lo aprendido?, ¿quiénes lo evaluarán al alumno (compañeros, maestro, el propio alumno)?, ¿cómo podrán saber ellos mismos los logros que de esta actividad se desprende?.

Suele ocurrir que la motivación extrínseca que el maestro produce en una tarea hace al alumno opinar sobre la misma, cuando esto se logra se genera motivación intrínseca que se contagia, sin embargo estas son temáticas siempre paralelas al proceso de enseñanza aprendizaje que bien se pueden abordar en otro momento.

Francisco Alda dijo...

Efectivamente, la forma de aprovechar el "copia y pega" es fomentar la gestión de la información, y del conocimiento, por parte de los alumnos. Claro que eso supone rediseñar las tareas, para que los alumnos sean conscientes de que tienen que buscar en varias fuentes y compararlas, o que analizar críticamente la información que manejan.

Pero hay algo más: si una tarea busca la repetición de un contenido, no es extraño que quien la realiza busque el camino más corto para superarla, que no es otro que el "copia y pega", que más que una tecnología es una metodología... de aprendizaje y enseñanza (también). Si queremos evitar la copia, no tenemos "más" que proponer tareas que fomenten la creación de conocimiento por parte de los alumnos.

Anónimo dijo...

La casi totalidad de los plagios de mi blog provienen de blogprofesores con un perfil de "expertos" en el uso de las TIC. Y digo plagio porque mi blog tiene una licencia CC que permite hacer copia y pega citando la fuente, pero parece que para algunos eso de que se reconozca el valor del trabajo docente con las TIC está muy bien siempre que no implique que ellos tengan que reconocer el que hacen los demás ¿Qué tareas habría que poner a estos profesores para fomentar la creación de conocimiento?
Gracias por este artículo, me ha hecho reflexionar.

K dijo...

Efectivamente el copia-pega lleva a lo que lleva, pero no es nuevo, solo es más fácil.

No sólo blogs, artículos, tesis, apuntes, todo se ha copiado siempre.

Yo también copio, lo reconozco: no soy creativo. Creo que pocas personas son capaces de crear realmente (y menos de aportar ideas nuevas)

Eso sí, cito la fuente. Como siempre que se hace ciencia se hace sobre los hombros de los gigantes.

O sea, el plagio es, como siempre plagio, aunque se permite a los perezosos. La erudición sigue siendo erudición.

Cristóbal Suárez Guerrero dijo...

"La mente es mente social con otros" decia Bruner, siguiendo la línea sociocultural. Citar, técnicamente puede ser copiar pegar, pero educativamente implicaría más: aspectos éticos, espistemológicos, sociales... Por ello sustentar prácticas escolares en el hecho, puro y duro, de copiar y pegar es alejar al estudiante de tareas como citar, organizar, analizar, criticar o evaluar la información.
El uso de las TIC de parte de los docentes debe formularse sabiendo que esto sucede y que no es sólo de internet, que la potenciada exponencialmente por la facilidad que ello supone. Mejor, creo yo, sería reconocer que internet es una fuente e incluirla conscientemente en el Curriculo como fuentes web seleccionadas.

Miguel dijo...

Tal vez una actividad que debiera realizarse siempre que hay una copia, es preguntar al alumno: "Bueno, y ahora ¿qué opinas tú de esto?" (Aparte de todo lo educativo que debiera ser la oportunidad para reconocer la producción de otros, etc...)

Miguel.

Universidad Politécnica dijo...

En mi opinión y experiencia respecto a esa práctica de copiar-pegar desde Internet, que nos olo incluye textos, también hay que agregar videos de Youtube, música (Spotify), es donde se pone en práctica estrategias de búsqueda y maneras de compartir información. Creo que esto también ya fue abordado en un texto de César Coll y creo que Carles Monereo, donde exponen una metodología para ser aplicada con alumnos y estudiantes de secundaria y de medio superior, pero inclusive podría considerarlo para implementar dicha metodología en las universidades, me refiero a un trabajo más especifico de citar fuentes de información y consulta electrónica, como una primera fase para que posteriormente se pueda esto concretar en trabajos de análisis y reflexión crítica de lo que se indaga, copia y pedga, falta eslabonar la otra conexión con los usuarios, donde puedan compartir comentarios, puntos de vista, desarrollo de la competencia de pensamiento crítico, es justo ahí donde podría orientarse el copy-paste, trabajar en wikis y en blogs a través de hipertextos, donde se fomente la colaboración abierta, por ejemplo, con una orientación definida para crear entornos personales de aprendizaje (PLE), de modo que esa práctica que parece molestarnos a los docenets, se convierta en algo más creativo e innovador, esto también reduciría el plagio temido de información en el ámbito educativo.