8 de mayo de 2009

Buenas prácticas, buenos ejemplos

Una vez más EDUTEKA nos acerca un valioso estudio que puede servir tanto para confirmar o desmentir una serie de certezas respecto a los sistemas educativos exitosos, léase con buenos resultados en las evaluaciones, así como servir de fuente para aprender y repensar la política educativa de los países que van detrás de objetivos más exigentes. No está demás revisar sus páginas.

Se trata del estudio elaborado por Michael Barber y Mona Mourshed, de la Consultora McKinsey & Company, titulado en la versión española Cómo hicieron los sistemas educativos con mejor desempeño del mundo para alcanzar sus objetivos. En general se afirma que “el contexto, la cultura, las políticas y la gobernabilidad determinarán tanto el punto de partida como el curso a seguir por los líderes de estos sistemas. Sin embargo, en última instancia, para lograr mejoras reales en los resultados, ninguno de estos aspectos será tan importante para el sistema educativo y para sus líderes como estos tres principios guía: 1) La calidad de un sistema educativo no será superior a la calidad de sus docentes, 2) la única manera de mejorar los resultados es mejorando la docencia y 3) lograr para todos los estudiantes muy buenos resultados sólo es posible si se ponen en práctica mecanismos que aseguren que las escuelas brinden a todos los niños educación de alta calidad”. La versión original del estudio también se puede descargar.