22 de noviembre de 2009

Los Numerati, la legión web del Gran Hermano

Que llegue publicidad selectiva a nuestro buzón de correo electrónico no es novedad. Existe una legión de especialistas que recogen las huellas que dejamos al zambullirnos en la red de redes y que, luego de complejas operaciones matemáticas, las convierten en datos y estadísticas. Stephen Baker los llama Numerati y, más temprano que tarde, desvelarán las tendencias del colectivo sobre todo.

Pero los algoritmos que usan los Numerati son, en realidad, un conjunto de técnicas de investigación probabilística muy relevante, pues la sociología, la antropología o la psicología de internet ya hacen uso de estos mecanismos. Sin embargo, las motivaciones de los Numerati se cifran entre la delgada línea que separa el derecho a la privacidad y el derecho a la libertad.

Del libro de Baker, una especie de metanumerati, se pueden extraer enfoques necesarios para entender la relación de la llamada “inteligencia colectiva” y los Numerati. Del avance que ofrece El País bajo el título “nos vigilan”, he seleccionado algunas citas sobre los rasgos –infidencia mía también- de esta casta de sofisticados espías, necesarios para unos, perturbadores –creo- para la mayoría, pero no por ello menos reales. Aquí las citas…

¿Quiénes son?

“Les llamo los numerati. Son ingenieros, matemáticos, o informáticos, y están cribando toda la información que producimos en casi todas las situaciones de nuestras vidas”.

¿Qué hacen?

“Los numerati estudian las páginas web que visitamos, los alimentos que compramos, nuestros desplazamientos con nuestros teléfonos móviles. Para ellos, nuestros registros digitales crean un enorme y complejo laboratorio del comportamiento humano”.

¿Cuántos son?

“No es fácil determinar el número total de numerati, pero a un alto nivel existen varios miles de personas que realizan estas tareas”.

¿Dónde están?

“… los numerati empiezan a proliferar en sectores en los que se pueden cometer errores de forma regular sin causarse (o causarnos) problemas. La publicidad y el marketing son sus campos de pruebas, y Google, una compañía que resuelve nuestras búsquedas con escalofriante aproximación en nanosegundos, es el primer emperador del reino”.

¿Qué convicciones tienen?

“… están orgullosos de lo que hacen. Creen que sirve para curarnos, para encontrar amigos, para conocer amantes. Muchos de ellos trabajan en universidades y empresas privadas. Intercambian información en congresos y conferencias. Si bien no puede hablarse estrictamente de una especie de mafia matemática, una parte importante de ellos lleva a cabo estas actividades de manera coordinada”.

¿Cómo proceden?

“Llegan a acuerdos con editores, incluyendo los principales periódicos y revistas, para colocar a cada visitante un código informático identificador conocido como una cookie (galleta). Esto les permite seguir muchos de nuestros movimientos por la web”.

“Estudia los senderos que vamos dibujando mientras nos movemos con nuestros teléfonos móviles”.

“Yahoo! captura una media mensual de 2.500 datos sobre cada uno de sus 250 millones de usuarios. Al final de las conferencias, alguien suele preguntar si podemos hacer algo para protegernos de los inquisitivos numerati”.

El avance de la web social es fundamental para el desarrollo, sin embargo hay que ver también que estos avances imprimen una dimensión cultural, legal y política que la sociedad requiere tratar. Pero como el mismo autor advierte, “como sociedades, no tenemos claro todavía qué papel deben tener las máquinas que cada vez más van a ayudar a gestionar nuestras vidas”. Todo, dilemas y virtudes, forman parte de la Sociedad Red, cerrar los ojos es lo menos que podemos hacer.

5 comentarios:

Francisco José Navarro Rodríguez dijo...

Es escalofriante. Da qué pensar el hecho de que Google lance su sistema operativo propio y virtual, de modo que todas las producciones de los usarios, las aplicaciones instaladas, movimientos y comunicaciones, y hasta claves bancarias, queden guardadas en "SU-MI CUENTA".
Me gusta el genio-Google, pero puestos a hacer ciencia ficción?, poner precio a tu propia existencia digital, podría ser una manera de usurpar la privacidad, de utilizar Internet como medio para atentar a la libertad, como vehículo de explotación del conocimiento....
Espero que, al menos, su blog (de Google) no sea un cebo, y usted no sea un numerati.

Gracias por su información.

dreig dijo...

Qué curioso, Cristobal...andaba esta misma tarde leyendo y escribiendo sobre numerati. Excelente revisión.

un saludo

Cristóbal Suárez Guerrero dijo...

Hola Dreig
Por lo manos El País ya sabe de qué pie cojeamos.

:-)

Un saludo

Cristóbal

Nicole dijo...

Pensar en las operaciones de los Numerati realmente me asusta. Es bastante alarmante que ellos sean capaces de extraer informacion de personas por medio de la red porque podrian usarla para mal. Yo navego mucho en la red y en especial cuando necesito viagra online

Alejandro García dijo...

Gracias por compartir este contenido tan interesante! Los Numerati sin duda alguna son peligrosos pero no podemos hacer nada al respecto. Simplemente tenemos que andar con cuidado. Saludos desde http://www.avifischeri.com