26 de abril de 2018

Un mapa educativo sobre la inclusión digital en América Latina


Ayer se presentó en Uruguay un proyecto editorial colectivo muy querido que reúne distintas voces, “todas las sangres” como diría J. M. Arguedas sobre la transformación educativa en tiempos de red desde la mirada de América Latina. Se trata del libro Jóvenes, transformación digital y formas de inclusión en América Latina.

El talante del libro no busca examinar la trasformación tecnológica en la escuela y en la educación, sino recuperar el sentido educativo de los cambios educativos. La metodología para encarar ese reto fue el análisis educativo de la inclusión digital.

Pensar el reto educativo con tecnología –no solo el reto tecnológico de la escuela- desde la inclusión digital implica, “pensar de qué manera es posible asegurar que los y las jóvenes no solo tengan acceso a equipamiento, conectividad y alfabetización, sino también que tengan la posibilidad de participar plenamente en la sociedad, de influir activamente en temas que les conciernen a ellos y a sus comunidades y que sean tenidos en cuenta”. Esta es la orientación del libro.

Trazar el mapa de la inclusión digital de un terreno tan heterogéneo como el de América Latina no es una tarea sencilla, no obstante es rica en matices. Y esto es la fortaleza del libro.

A los matices económicos y socioculturales propios de la realidad se pueden sumar los matices propios de la aprehensión, esto es, los sesgos ideológicos, las disciplinas, los métodos de investigación y las finalidades educativas que definen también esa mirada singular en esta propuesta editorial. Visto así, el aporte del libro al desarrollo educativo en esta línea de trabajo es esa: una lectura no estándar sobre una oportunidad educativa global desde la diversidad como signo.

El libro es un gesto colaborativo. Gracias a un clarividente Cristóbal Cobo y su equipo se logró articular un equipo de trabajo entre el Centro de Estudios Fundación Ceibal (Uruguay), la red Digitally Connected integrada por el Berkman Klein Center de la Universidad de Harvard y Unicef (Estados Unidos), el Instituto de Comunicación e Imagen de la Universidad de Chile (Chile), la Facultad de Información y Comunicación de la Universidad de la República (Uruguay) y el Grupo de Estudios en internet, Comercio electrónico, Telecomunicaciones e Informática (Gecti) de la Universidad de Los Andes (Colombia).

El libro –una idea que surgió hace más de un año y medio- congregó 400 propuestas provenientes de 28 países. Estas propuestas fueron evaluadas y se seleccionaron 34 artículos que hoy forman las 442 páginas del libro.

Cobo, C; Cortesi, S; Brossi, L; Doccetti, S; Lombana, A; Remolina, N; Winocur, R, y Zucchetti, A. (Eds.). (2018). Jóvenes, transformación digital y formas de inclusión en América Latina. Montevideo, Uruguay: Penguin Random House. Disponible en https://digital.fundacionceibal.edu.uy/jspui/handle/123456789/229

Las preguntas a las que responde el libro son: ¿cuáles son los principales logros y limitaciones de las experiencias de inclusión digital entre los niños, niñas y jóvenes en América Latina?, ¿cuáles son las estrategias más adecuadas para que niños y jóvenes cultiven y generen prácticas responsables de convivencia en los entornos digitales?, ¿qué tipo de prácticas pueden estimular el desarrollo de nuevas formas de inclusión en los entornos digitales en pro de niños, adolescentes y jóvenes?, y ¿cómo pueden padres, educadores y adultos en general favorecer nuevas formas de convivencia en entornos digitales en beneficio de niños, adolescentes y jóvenes?

Los trabajos se organizan en seis bloques temáticos:

  • Nuevas formas de organización, plataformas digitales y participación cívica
  • Aprendizaje y TIC, nuevos alfabetismos y destrezas
  • Nuevas identidades, culturas emergentes y estrategias de inclusión social
  • Derechos y responsabilidades
  • Privacidad.
  • Economía digital, cultura maker y nuevas formas de creación de valor

Este libro incluye una aportación mía titulada Zona Red de Aprendizaje. El trabajo gira en torno a la pregunta ¿dónde está esa exigencia educativa añadida sobre internet? Más que esperar la próxima innovación tecnológica, es necesario hacer una lectura pedagógica de internet como estadio de desarrollo social y cultural en la educación. Como entorno que es, internet no es factor accesorio en el aprendizaje, es parte de su explicación, de su avance o limitación.

Si no existe aprendizaje al margen del entorno, entonces es necesario redefinir en el aprendizaje en internet, entre otras cosas, la matriz básica de interacción educativa estándar: la relación profesor-alumnos, propia de la cultura del aula. Los flujos de interacción en internet son tan distintos –para bien o mal- a los flujos de comunicación en el aula que exigen un encuadre para hablar de ellos. A este encuadre le llamamos Zona Red de Aprendizaje (ZRA).

Pensar la educación en internet, por tanto, es pensar en el aprendizaje alojado en un proyecto comunicativo en red. Sobre estos flujos en red se vienen gestando otras formas de coordinación humana, por ejemplo, en la ciencia -ciencia ciudadana- y el consumo –consumo colaborativo, no confundir con economía “colaborativa” corporativa- desde donde cabe pensar en otras oportunidades educativas más abiertas y en red.

Como se señala en el libro: “En general, la pregunta que obliga la zona red de aprendizaje (ZRA) no versa sobre una aplicación concreta en internet, sino sobre la oportunidad de aprendizaje basado en la coordinación colaborativa reticular. Esto es, la ZRA alude a la red de coordinación social que tejemos con otros al aprender en internet” (Suárez, 2018, 130). Se trata de hacer significativa en internet la pregunta ¿con quién aprender?

Suárez, C. (2018). Zona Red de Aprendizaje, en C. Cobo; S. Cortesi L. Brossi; S. Doccetti; A. Lombana; N. Remolina; R. Winocur, y A. Zucchetti (Eds.). (2018). Jóvenes, transformación digital y formas de inclusión en América Latina. Montevideo, Uruguay: Penguin Random House, pp 123-132. Disponible en https://digital.fundacionceibal.edu.uy/jspui/handle/123456789/229

2 comentarios:

Profesor Sanchez Caparros dijo...

Felicitaciones Cristobal; ayer estuve conversando esta temática con una candidata doctoral de Venezuela que está trabajando con un paradigma que no comparto "Ecosistemas Digitales de Educación Universitaria"; le señalé mis críticas al respecto y le sugerí hablar de Entornos en lugar de Ecosistemas, mas adecuado a la teoría ecológica de Bronfenbrenner. ¿Tienes algún material al respecto?

Laura Martinez dijo...

La era digital a tomado muchos países desarrollados y subdesarrollados, ciertamente son muchas las personas que hoy en día están conectadas a través de la Internet, y es una herramienta super útil en un área muy general, personalmente me gusta mucho todo esto de la Internet, redes sociales y el impulsar mi negocio a través de estas plataformas a sido una de las mejores decisiones que he tomado, esto de la mando de una Agencia de Marketing Digital ellos han dado un giro muy grande y positivo a mi marca personal.